Mochuelo Común

 

 

 

 

Athene noctua 21 cm.

Es esta la más simpática de nuestras rapaces nocturnas y, sin embargo, la más injustamente criticada. Aparece con frecuencia durante el día, y se posa en las ramas bajas de los árboles o sobre los muros de piedra de todos nuestros campos. Al acercársele se hincha o agacha y agita su gruesa cabeza con un movimiento vertical brusco, sin que se estremezca el resto del cuerpo. Luego, tras un parpadeo de sus ojos amarillos y una vuelta de la cabeza para inspeccionar los alrededores, esta curiosa bola de plumas emprende, el vuelo.

El Mochuelo Común se ha asociado a las otras rapaces nocturnas en el mundo calumniado de las aves de mal agüero, y se le han adjudicado los peores crímenes: destrucción de la caza joven, destrozos en las puestas de las gallinas, etc. Pero se contenta con insectos y caracoles.

Aunque puede ser visto durante el día, el mochuelo caza sobre todo al crepúsculo y al alba. Lanza entonces un lastimero «kiuu-kiuu».

Anida comúnmente en toda España, pero existen zonas donde es mucho más frecuente; la población española parece comportarse como sedentaria, aunque es probable que algunos individuos jóvenes se dispersen.

 

Identificación: Plumaje gris castaño barrado y moteado con blanco; alas redondeadas, cola corta y vuelo ondulado; sexos iguales.

Nidificación: Nido sin material; cría en agujeros, generalmente en árbol, pero también en paredes de edificios, rocas, pedregales, agujeros en arena o madrigueras de conejo; pone, de abril a mayo de 3 a 5 huevos blancos; incubación, alrededor de 28 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan después de unas 5 semanas; a veces dos crías.

Alimentación: Insectos, escarabajos, tijeretas; ratones de campo, ratas jóvenes y otros pequeños mamíferos; algunas aves pequeñas, ranas y lagartijas.

Hábitat: Sotos.

Más información: