La familia de los apódidas comprende los vencejos, de pico corto, cabeza pequeña, alargada y comprimida; con abertura bucal ancha, cuello corto, tronco fusiforme y alas larguísimas y falciformes; falanges con dedos a menudo reducidos; cola más o menos ahorquillada y plumaje relativamente denso de colores discretos. Son aves esencialmente aéreas, ya que en vuelo no solo se alimentan, recogen material para el nido y beben, sino que hasta pueden copular y reposar, si bien esto último también lo hacen en el nido. No se posan en el suelo y si se ven obligados a ello, despegan con dificultad sus pies, con fuertes uñas que les capacita para agarrarse a rocas, muros verticales y árboles. Nidifican en rocas, adaptándose a edificios y a veces en árboles, bancos arenosos o en nidos de golondrina. El nido suele ser un amasijo de saliva, pajitas y barro o exclusivamente de saliva y materia vegetal. La puesta varía de uno a seis huevos, con periodo de incubación entre cinco y ocho semanas, según las condiciones atmosféricas. Se alimentan de insectos; son gregarios, si bien de carácter litigioso.