Lithospermum officialis.- Las semillas, son diuréticas, y se emplean en forma de infusión tras molerlas, para tratar las las afecciones de las vías urinarias y contra los cálculos.Polluela Pintoja

Porzana porzana

Probablemente la Polluela pintoja Porzana porzana sea la más escondidiza de todas y por lo tanto la más difícil de estudiar. Su plumaje es pardo oliváceo por encima, rayado de blanco, aunque este detalle no es apreciado con facilidad a no ser teniéndola en la mano y entonces también se pueden ver en todo el plumaje unos puntos blancos, sobre todo en el pecho grisáceo y en el cuello. Los flancos están rayados de pardo y blanco y las cortas alas son de color pardo oscuro. La cola es a menudo levantada y movida espasmódicamente dejando ver entonces el color pardo crema de las plumas situadas bajo la cola (infracobertoras caudales), detalle muy bueno para la identificación cuando sorprendemos a este pájaro fuera de cobertura vegetal y huye a esconderse. Las patas son verdes con dedos largos y el pico amarillo verdoso con la base roja. En el invierno el plumaje ofrece menos contraste y en todo tiempo las hembras son distinguibles por tener mucho menos gris en el pecho y el cuello y las partes superiores más uniformes. Los jóvenes se parecen a la hembra, pero tienen el pecho menos moteado de blanco y nada de gris en las plumas que son pardas. Durante la época de reproducción frecuenta grandes marismas, pantanos y extensos carrizales. También praderas húmedas cubiertas de plantas acuáticas. En Iberia se la oye cantar en colas de embalses y en lugares donde la vegetación marismeña no es precisamente muy densa y alta. En migración aparece por cualquier pradera húmeda, borde de canal, charcas y riberas con carrizos secos. Cuando se la sorprende levanta el vuelo y lo hace sólo en una distancia muy corta, mostrando unas alas cortas y anchas que bate como si revolotease antes de lanzarse de nuevo entre la densa vegetación. También en este breve vuelo lleva las patas colgando, acción que no efectúa al volar largas distancias y en migración. Camina por el suelo con las patas flexionadas, el cuerpo casi horizontal y la cola a veces doblada ligeramente hacia abajo, pero en cuanto se siente observada corre a ocultarse, moviendo la cola nerviosamente arriba y abajo como la Gallineta Común Gallinula chloropus. Nada bien, moviendo la cabeza adelante y atrás, pero procurando no alejarse mucho de la vegetación. Alguna vez se la ha visto atravesar masas de agua de bastante anchura. No se zambulle habitualmente en el agua, pero hay observaciones de que lo hace si está alarmada y se la molesta mientras incuba. Se dice también que puede permanecer sumergida en el agua agarrada a las plantas del fondo en el caso de peligro. No es una especie gregaria y normalmente anda solitaria, pero a menudo se concentran varias para comer en lugares adecuados. Aunque aparentemente su vuelo es débil efectúa largas migraciones y su llegada a islas como Chipre, Madeira y Canarias supone un vuelo ciertamente sostenido sobre el mar. La voz de la Polluela pintoja es el mejor medio para conocer su presencia. Un sonido agudo repetido insistentemente y que posee un largo alcance podría expresarse como ¡¡cuit-cuit-cuit!! o quizá mejor como ¡¡jujit-jujit-jujit!!. Oído en el crepúsculo y en la soledad de las marismas llama en seguida la atención. Holmes (1949) estudió bien las voces de esta polluela y añade detalles curiosos. El canto era emitido a veces por la polluela mientras caminaba y se acercaba al lugar donde estaba situado el observador. Podía ser escuchado al menos a una distancia no inferior a 800 metros y en opinión de Holmes la insistencia en el canto puede tener relación con la ausencia de hembras en la zona. Los machos emiten otras notas que se oyen únicamente muy de cerca. Pero destaca una como la de la Agachadiza Común Gallinago gallinago, una especie de rápido ¡¡tick-tack!! o ¡¡tchik-tchak!! lanzado con intervalos de un segundo y que resulta muy monótono. La Polluela Pintoja se alimenta fundamentalmente de insectos acuáticos y sus larvas, moluscos y también de plantas que crecen en lugares húmedos. Los moluscos incluyen caracolillos de agua y la materia vegetal consumida es a base de semillas y hojas. Anida entre densa vegetación de marismas y pantanos a cierta altura del agua o del suelo, pero también en el mismo. El material del nido está formado por hierba muy fina y hojas secas bien oculto por la vegetación circundante que el pájaro junta alrededor del nido y sobre todo por encima haciendo como una cúpula y dejando una abertura lateral. La puesta consiste, según Jourdain, de 8 a 12 huevos. La puesta comienza en la segunda mitad de mayo, probablemente dependiente del crecimiento de la vegetación acuática. Los huevos tienen el fondo verde oliváceo o crema oliváceo bien adornados de manchas marrones uniformemente repartidas por toda la superficie. Para 100 huevos obtenidos en Europa Jourdain da un promedio de medidas de 33,62 x 24,57 mm. y entre ellos uno extraordinariamente alargado de 37,5 x 24,8 mm. La incubación es efectuada por ambos sexos, aunque con preferencia por la hembra, y dura de 18 a 21 días. Parece, según Jourdain, que en algunos casos comienza antes de que la puesta esté completa. Esto se deduce al ver que los pollos nacen en el intervalo de varios días. Dos crías anuales parecen normales. La Polluela Pintoja es una especie paleártica que se reproduce desde el sur de Escandinavia, Islas Británicas, Francia y por el Este a través de Europa hasta Asia y por el Sur hasta Italia septentrional, norte de los Balcanes y quizá Turquía. Parece ser más abundante en Europa Oriental y hacia el norte. En Francia las citas de cría son esporádicas. En 1975 a lo largo del Rhin, en 2.300 Ha. se escuchan 6 machos cantando ya en la orilla . En aquella zona se nota su llegada a finales de marzo y desaparece en octubre. Algunas observaciones invernales existen en diciembre, pero son muy raras. En Gran Bretaña Snow (1971), considera a este pájaro como extremadamente raro y poco conocido, pero que anida en varios condados. También allí empieza a notarse en marzo y es ocasional en invierno. En la Península Ibérica no está comprobada su reproducción y solamente se supone que cría en algunas de nuestras zonas húmedas en base a que se la oye cantar en plena primavera. Muchas de las que se pueden escuchar en abril son polluelas en paso primaveral, pero no se puede descartarse que algunas permanezcan para reproducirse. En el noroeste de África se ve más abundante en el paso primaveral. Moreau (1972) da registros de su presencia en Senegal y Nigeria durante el invierno. Algunas se han capturado tan al Sur como en Rodesia y Sudáfrica. Bernis (1966) dice que individuos descarriados se han capturado en Groenlandia y las Antillas. El anillamiento parece demostrar preponderancia en los vuelos migratorios hacia el Sudoeste y Sudeste, pero mal definidos e irregulares. Una anillada como pollo en Holanda en agosto fue capturada en septiembre del mismo año en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Otra anillada como inmadura en agosto en Alemania, se recuperó un año más tarde en la Albufera de Valencia durante el invierno. Como sucede con otras muchas aves de marismas y más aún con las polluelas, la desecación continuada de marismas y otras zonas húmedas, así como la contaminación de aguas someras y las densas pulverizaciones para combatir mosquitos, han mermado la población de rálidas en toda Europa y estos pájaros que antiguamente eran comunes en los pasos y piezas de caza frecuentes, son ahora muy escasas y cada vez encuentra el ornitólogo menos posibilidades para estudiarlas y escuchar su monótona voz.