Prunus padus.- El pigmento de los frutos se emplea para colorear vinos y licores. La madera es dura y resistente, por lo que se utiliza para el grabado en madera y para la fabricación de culatas de armas de fuego.Polluela Bastarda

Porzana parva

El macho de la Polluela Bastarda Porzana parva tiene las partes superiores de color pardo oliváceo con rayas muy marcadas blanquecinas y manchas más oscuras. Las partes inferiores son gris pizarra lo mismo que los lados del cuello y la cara. Debajo del nacimiento de la cola las plumas infracobertoras están rayadas de blanco y negro. Los flancos son grises y no están rayados como en las otras polluelas y el Rascón Europeo. La hembra tiene ligeramente grises los lados de la cabeza, la garganta blanca y el resto de las partes inferiores son ocráceas. Ambos sexos tienen el corto pico verde con la base roja. Las patas y los pies son verdes. Las polluelas jóvenes muestran la garganta blancuzca y el pecho rayado de pardo y blanco, más densamente en los flancos. No tienen aún indicios del color gris de los adultos y en el dorso hay unos pequeños puntos blancos. Al final del invierno ya se parecen a los adultos.

Las diferencias entre la Polluela Bastarda y la Polluela Chica no son tan acusadas como puede desprenderse de la descripción de su plumaje y puesto que la visión de estos pájaros es siempre muy fugaz resulta necesario dar aquí alguna precisión más para separar estas especies. Sobre todo las polluelas jóvenes poseen caracteres exteriores muy similares y cuando se cogen en la mano puede apreciarse que las alas de la bastarda son más puntiagudas y las partes inferiores de la Polluela Chica joven están más marcadamente rayadas. También es dato importante qué el borde de la primera primaria en Porzana pusilla es blanco.

La Polluela Bastarda ocupa marismas, juncales, carrizales y vegetación arbustiva de las orillas de pantanos. Normalmente siempre está muy oculta y rara vez se la ve al exterior en época de reproducción. Sin duda es la más huidiza de todas las polluelas. Sin embargo, es más propensa a vivir entre la vegetación que bordea charcas y aguazales muy pequeños y sobre todo en las márgenes de estrechos canales con poca agua y vegetación ribereña. Esta polluela junto con Porzana pusilla, tienen preferencia por lugares más húmedos y zonas inundables que la Polluela Pintoja que procura vivir en terrenos húmedos pero con poca agua y vegetación, Bannerman dice que los carrizales constituidos exclusivamente por Phragmites communis son evitados por esta polluela según algunos observadores, pero esto no parece ser muy exacto puesto que en algunos lugares es precisamente en grandes carrizales donde alcanza su mayor densidad.

La voz de la Polluela Bastarda no es muy sonora y únicamente se oye a buena distancia si el pájaro canta de noche lo que es más frecuente, aunque también lo hace de día. Las interpretaciones que se han dado a los gritos de las polluelas son muy variados y su expresión en escritura es realmente difícil. Algunos recuerdan el lejano ladrido de un perro pequeño. Los machos lanzan un ¡¡tuip-tuip-tuip-trree!! o ¡¡uik-uik-uik-errer!! Bernis (1964), expresa los sonidos emitidos por esta especie como «una retahíla de gritos con tono de flauta ronca, primero espaciados y luego más rápidos y ligeramente más graves: ket-ketket-ket-kat-kat-kat. Otro grito escuchado del macho es un cuet-cuet-cuet, también aflautado grave». Las interpretaciones son subjetivas y la hembra canta de manera que durante años se creyó que la voz emitida por las hembras de Porzana parva correspondía a la de Polluela Chica Porzana pusilla, error causado por la distribución de un registro obtenido en Suecia en 1948 y erróneamente atribuido a Porzana pusilla. Puesto que esta grabación tuvo gran difusión entre los ornitólogos europeos, muchas de las identificaciones de oído atribuidas a esta última polluela en realidad había que referirlas a hembras de Porzana parva (Wahlström, 1968).

La alimentación es fundamentalmente insectívora. También come pequeños moluscos y gusanos. La materia vegetal está formada sobre todo por las semillas de plantas acuáticas, brotes, hojas, etc.

Anida entre densa vegetación de marismas, en bordes de arroyos y canales, siempre muy cerca del agua o sobre ella. La hembra construye el nido con hierba fina y hojas de Cladium. La puesta consiste casi siempre en 7-8 huevos, algunas veces 4-6 y rara vez 9-11. Su color es ocráceo manchados con puntos más oscuros con menos brillo que los de Porzana pusilla y también más claros y grandes. Jourdain encontró para 100 huevos un promedio de medidas de 30,45 x 21,73 mm. con un máximo de 33,5 x 23 mm. y un mínimo de 28 x 19 mm. Sensiblemente los mismos promedios da Glutz et al. (1973): para 120 huevos, 31,15 x 21,8 mm. Las puestas comienzan a mediados de mayo y se estima como muy probable que hagan dos crías en el año. La incubación es efectuada por los dos sexos y empieza antes de que la puesta haya sido completada, entre la del segundo y tercer huevo (Koenig, 1943). Los pollos están cubiertos al nacer, después de 21 días, de incubación, con un plumón negruzco con la nuca rojiza y un brillo verdoso azulado en el dorso y la garganta. pero no en la cara como los de Porzana pusilla. Pronto penetran entre la densa vegetación y allí son atendidos por los adultos, pudiendo volar a los 45-50 días aproximadamente (Glutz et al., 1973).

La Polluela Bastarda se reproduce en Europa desde Alemania partes de Francia e Iberia y norte de Italia como límite occidental. posiblemente aún en el sur de Suecia y tierras de la orilla sur del Báltico, países del centro del Continente y hasta el norte de Grecia , Rusia central.

El status de esta polluela en Iberia estaba basado hasta no hace muchos años en las observaciones, casi siempre fugaces y muy locales de ornitólogos extranjeros. Bernis escuchó por primera vez el canto de este pájaro en los primeros días de mayo de 1963 en los carrizales que bordean la Laguna del Taray en Quero (Toledo). Los mismos días en las Tablas de Daimiel, junto a la isla del Pan volvió a oír el canto del macho de la Polluela Bastarda Para él resulta más que probable que la polluela criase en la laguna del Taray. Pero desde entonces las observaciones y audiciones del canto de Porzana parva se han multiplicado y escuchado en muy diversos lugares de la geografía española en los meses de mayo y junio. Es una tarea realmente difícil por el medio que el pájaro habita, su tamaño como una Alondra Común Alauda arvensis y lo reacia que es a volar, encontrar un nido de esta polluela.

Inverna en los países mediterráneos, Africa del norte sobre todo, llegando hasta el Sudán.

Hay una captura en Kenia, probablemente la más meridional. También se citan algunas en el Senegal y es vista en paso por el Mogreb, pero la mayoría de los datos son inciertos y poco fidedignos. En la Península Ibérica es numerosa en el paso otoñal y en el primaveral.