En esta familia se agrupan las formas conocidas comúnmente con el nombre de lechuzas, reconocibles por el disco facial en forma de corazón que rodea los ojos, más pequeños que sus parientes los estrígidos, y por las cortas patas cubiertas de plumas hasta los dedos, siendo la uña del dedo medio pectinada. Tienen un gran conducto auditivo operculado. No tienen hábitos migratorios, y parece que las parejas, una vez acopladas, permanecen juntas durante toda la vida.