Los túrdidos son buenos cantores, siendo ayuda importante para la identificación en algunos géneros; presentan pico fino, tarsos y pies bien desarrollados, cola con 12 rectrices (con pocas excepciones) y muda simple. Se nutren de insectos y frutos. Ponen de tres a seis huevos manchados, en nido en forma de copa construido por la hembra, la incubación dura unos catorce días. Los jóvenes son alimentados por ambos padres. Los sexos suelen ser distintos y a menudo, aunque no siempre, ni mucho menos, hay una marcada variación estacional. Terrestres y arbóreos, frecuentan bosques, prados, tundras y desiertos. Están ampliamente difundidos, excepto en el Antártico y en Nueva Zelanda. Son todos más o menos migradores; la coloración del plumaje es muy variada.