Esta familia la compone los págalos, que tienen un aspecto similar al de las gaviotas. Presentan una vaina córnea en el pico, de forma ganchuda, dividida en varios trozos, con la base de la mandíbula superior a menudo ceroidea; tienen pies palmeados y el plumaje es oscuro. De costumbres marinas, no andan bien en tierra firme, pero son ágiles y rápidos en el vuelo, aunque incapaces de sumergirse, por lo que buscan su alimento pelágico nadando por la superficie de las aguas. También parasitan a otras aves marinas obligándolas a soltar sus presas, para lo que se sirven del pico y las uñas ganchudas, o bien las obligan a regurgitar. Son aves poco gregarias que se distribuyen por las zonas árticas y antárticas y cuentan con muy pocas especies, que tienden a alcanzar mares más cálidos al acercarse los respectivos inviernos.