En esta familia el pico, es más o menos largo y fino y la mandíbula superior está atravesada por surcos, en los que se abren las narinas. El ápice es muy blando y rico en terminales sensoriales. Otras de sus características son: alas largas, tarsos más o menos largos, tibia en parte desnuda y dedos delanteros desarrollados; tamaño variable, plumajes miméticos, sexos iguales y, a menudo libreas nupciales. De costumbres tanto acuáticas como terrestres, las parejas se dispersan para aislarse por las aguas interiores y reproducirse, reuniéndose en bandos, por las costas, durante el resto del año. Son voladores incansables, realizando evoluciones y virajes coordinados. Andan bien sobre aguas someras, nadan y no se posan en los árboles, a excepción de algunas especies durante la reproducción. Emiten cantos y reclamos variados y se alimentan principalmente de pequeños invertebrados. Ponen de dos a cuatro huevos manchados en un nido escondido en el suelo, y más tarde los jóvenes, cubiertos de plumón, siguen muy pronto a sus padres.