Las aves de esta familia son de dimensiones grandes y medias. El pico, más bien corto y aplanado, como la cabeza; las tibias, en su mayor parte, quedan desnudas. De tarsos altos y fuertes, disponen de tres dedos cortos y robustos, provistos de uñas ganchudas y con la planta del pie muy dura. Las alas son redondeadas, con plumas ornamentales y coloración mimética. Sexos desiguales, de los cuales el macho, de mayor tamaño, presenta librea nupcial que ostenta en llamativos pavoneos. Como aves terrestres, frecuentan prados, estepas semidesérticas y sabanas. Excelentes corredoras, no se posan en los árboles ni acuden al agua. Gregarias y en parte polígamas, ponen de uno a cinco huevos en una depresión del suelo. En algunas especies el macho no se aleja de la hembra cuando esta incuba; otros, en cambio, son promiscuos y dejan a la hembra el cuidado de la prole, que nada más nacer ya corren.