Las motacillidae presentan formas gráciles y están provistas de picos finos, cola larga de doce rectrices, además de tarsos largos y delgados sin placas. Son preferentemente terrestres y habitan campos abiertos. Algunas especies son propias de los cursos de agua. Su vuelo es potente, a veces ondulado. El canto a menudo es armonioso, aunque poco variado. Algunas especies se reúnen en bandos durante la migración; son principalmente insectívoras. Los nidos los construyen en forma de copa, en el suelo, entre la hierba, y también en fisuras y cavidades, en tejados e incluso en árboles. Los huevos, más bien oscuros, son incubados por la hembra o por ambos sexos. Los pollos nacen recubiertos de plumón en las partes superiores y son alimentados por ambos padres.