Las láridas (del lat. larus, gaviota) son aves de formas alargadas más o menos altas, con pies palmeados y amplia envergadura. Con mandíbula superior más curvada en la punta, pico robusto, tarsos altos, membranas interdigitales muy desarrolladas y pulgar reducido. Son voladoras, nadadoras y omnívoras, nutriéndose sobre todo de peces, aunque también devoran desperdicios. Nidifican en colonias y ponen huevos manchados en el suelo. Las gaviotas habitan todos los mares y muchas remontan los grandes ríos y frecuentan lagos del interior. Son aves más bien grandes, midiendo de 20 a 75 cm. y de color generalmente blanco, con manto gris o negro en las alas y en la cola. Muchas especies tienen capuchón negro en el plumaje de verano. Los sexos son semejantes y los jóvenes de color más pardo que los adultos. En las especies de mayores dimensiones el plumaje de adulto no se alcanza hasta que pasan de tres a seis años. Los pollos, que nacen recubiertos de plumón, son alimentados por los padres, que también incuban los huevos.