Aves marinas pelágicas bastante pequeñas que solo vienen a tierra en la época de cría; tienen narinas tubulares reunidas en un solo orificio. Su coloración es en general negruzca u oscura, con garganta y obispillo más claro. Son activos durante la noche, por lo menos en las colonias de cría, donde sitúan sus nidos en túneles excavados en el suelo. Descansan en vuelo, en el mar y flotando sobre las aguas. Sus habilidades como voladores se ponen de manifiesto durante las tempestades; cuando lo hacen muy bajo, en las depresiones de las olas, justifican que se les denominen "caminantes de las aguas". A veces, sin embargo, son víctimas de las mismas olas, o arrojados en masa hacia la orilla, pueden hallar la muerte. En tierra son torpes, entran en las madrigueras arrastrándose sobre los torsos y son capaces de permanecer hasta diez días seguidos incubando su huevo.