Las colúmbidas son aves de formas recogidas, con cabeza pequeña y pico sobre el que se abren las narinas, que es blando y ceroideo en su base, apareciendo duro y engrosado en el extremo. Alas largas con diez rémiges y cola, generalmente redonda y graduada, conteniendo de 10 a 20 rectrices. Disponen de cuatro dedos al mismo nivel y plumajes discretos, siendo muy evidente a veces el dimorfismo sexual. Vive en bosques o roquedos, e incluso en parajes semidesérticos, alimentándose preferentemente con semillas, frutas y también con algunos moluscos. Ciertas especies comen insectos y otros pequeños animales. Los pollos, nidícolas, son alimentados con una secreción del buche que los padres regurgitan; para beber sumergen el pico y chupan el agua sin levantar la cabeza, como lo hacen las gangas y codornices. De carácter tímido, buscan refugio en la huida, pero si no se les persigue son confiadas. Sus reclamos son ronroneos monótonos, que en el cortejo acompañan con sonidos producidos por las alas. Ponen dos huevos blancos en una precaria plataforma de pequeñas ramas, incubando y cuidando de los pollos ambos progenitores hasta que los jóvenes vuelan, poco más o menos al cabo de dos semanas. La familia se extiende por todas partes excepto en el Antártico y algunas islas oceánicas.