La familia Ardeidae (del latín ardea, garza) son aves altas al erguirse sobre sus patas, si bien de tamaño variable; pico alargado y carenado, con forma de arpón; cuello largo y flexible; cuatro dedos situados al mismo nivel, el tercero y el cuarto con frecuencia unidos en la base, y uña del dedo medio generalmente pectinada. El plumaje es poco abundante, pero son frecuentes las plumas ornamentales y zonas de plumón espolvoreado. Los sexos son generalmente semejantes y solo en algunas especies los jóvenes son diferentes de los adultos. Durante el vuelo, sostenido pero laborioso, el ave recoge el cuello y estira las patas. El cuello puede realizar rápidos movimientos y hacerse extensible por la particular estructura de las vértebras. Aptos para caminar por aguas someras, son capaces de posarse en ramas. Nidifican en colonias. Son pictívoros y después de ingerir el alimento regurgitan bolas semidigeridas.