Todos los componentes de la familia de las alcedínidas son muy semejantes. Su tamaño varía de 10 a 45 cm.; el cuerpo es mas bien compacto, con pico largo, muy fuerte y afilado, en algunos casos anchos; la cabeza es grande; cuello, alas y patas, cortos. Los pies son sindáctilos. Las plumas aparecen vivamente coloreadas, a veces con reflejos metálicos; el pico y las patas son frecuentemente rojos. Los sexos suelen ser semejantes, si bien el macho algo más coloreado. Estas aves se posan en ramas, lo que pueden hacer gracias a su primer dedo dirigido hacia atrás; desde los posaderos se lanza sobre las presas. Su vuelo es recto y rápido con frecuentes batidos; a veces se cierne. Sobre el suelo avanza a saltos.

Las especies piscívoras suelen zambullirse cuando vuelan, sumergiéndose parcialmente en el agua dulce o salada para remontarse enérgicamente con la presa, si bien no se les pueden considerar aves acuáticas. Solitarias, nidifican en oquedades de árboles, y las especies piscívoras, en túneles de taludes arenosos, poniendo de dos a cuatro huevos blancos en la cámara terminal sin forro alguno. La incubación corre a cargo de ambos padres y los pollos nacen casi desnudos, cubriéndose de plumas cuando ya están próximos a volar. La mayor parte de estas aves son sedentarias, aunque se dan casos de erratismo. La familia es cosmopolita salvo en altas latitudes.