Curruca Mirlona

 

 

 

 

Sylvia hortensis 14 cm

Realmente ésta es una de las currucas menos conocida. El nombre de Curruca Mirlona representa bien una de sus principales características por la que primero conocemos la presencia de este pájaro. Su canto, es un gorjeo emitido en tono alto y con vigor, bastante agradable y en el que intercala notas estridentes y silbidos que recuerdan la voz del Mirlo Común o quizás más la del zorzal. Los emite con insistencia no menos de 4 a 6 veces, mezclando con ellos otros sonidos y silbidos imitados de especies que viven cerca. Canta moviéndose entre el follaje de árboles y arbustos, deteniéndose y pasando rápidamente a lanzar un duro áspero o matraqueante ¡¡trrrrr...!!! y después el típico ¡¡tak, tak...!!! de las currucas si algún peligroso vecino, incluido el hombre, se acerca a su territorio o al nido.

 

Identificación: Macho adulto: capirote gris pardo oscuro a negro pardusco, extendiéndose por debajo del ojo y diluyéndose poco a poco en las mejillas, no bruscamente. Dorso, gris pardusco, sin rayas ni manchas. Alas, oscuras, negruzcas, con bordes de las plumas blancuzcos; cola de tonos pizarra, con los lados blancos. Partes inferiores del cuerpo, blancas teñidas de rosado en pecho y flancos; garganta blanca, mejillas grisáceas. Pico negruzco, patas pizarra, ojo blanco.

Nidificación: Nido construido por la pareja basándose en tallos y ramitas secas mezcladas con hierba y raicillas, interiormente está forrado de pelo y plumón vegetal, generalmente en árboles, también en arbustos. Pone de 4 a 5 huevos blancos con pintas y manchas, la incubación por la pareja, dura unos 13 días, la alimentación corre a cargo de la pareja, los pollos dejan el nido sobre los 12 ó 13 días siguiéndoles alimentando sus padres incluso después de los 20 días que ya vuelan.

Alimentación: Consiste principalmente en insectos, comiendo también algún fruto.

Hábitat: Matorrales y campos baldíos.

Más información