Correlimos Tridáctilo

 

 

 

 

Calidris alba 20 cm.

Grupos de correlimos tridáctilos, mezclados con otros limícolas a lo largo de la línea de marea, pueden distinguirse a distancia por su inquieta manera de alimentarse. Corretean rápidamente con la cabeza baja picoteando camarones y pulgas de arena descubiertas por las olas.

Parecen reacios a volar, pero cuando lo hacen se levantan con un alboroto de agudos gritos «tuic-tuic». Su vuelo es veloz, recto y generalmente raso sobre el agua.

Es raro ver correlimos tridáctilos en verano, ya que la mayoría vuela al Ártico para criar. Algunas aves, no reproductoras, pueden permanecer todo el año, pero nunca se ha comprobado su nidificación en España. En sus territorios de cría, el macho realiza un vuelo de cortejo ascendiendo en el aire y descendiendo luego bruscamente con un sonoro y áspero «canto».

Durante el invierno el hábitat normal de este correlimos son las costas arenosas, pero ocasionalmente come también en bancos fangosos y a veces se le encuentra en riberas de agua dulce del interior, especialmente en migración.

 

Identificación: El plumaje de invierno es gris pálido y blanco, con mancha negra en el hombro; en verano, partes superiores castañas con rayas más oscuras; pico recto; se le puede diferenciar del Chorlitejo Grande por el pico mayor, y del Correlimos Común por una franja alar blanca más visible; sexos iguales.

Nidificación: Siempre construye nido en una depresión del suelo, generalmente sin forro; pone, a final de junio, 4 huevos en forma de pera, verde-oliva con puntos y manchas castaño oscuro; incubación, sólo por la hembra, alrededor de 24 días; los pollos, alimentados por la pareja, abandonan el nido a las pocas horas.

Alimentación: Pequeños crustáceos, incluyendo camarones; moluscos y gusanos marinos; restos de peces o medusas.

Hábitat: Mares costas y estuarios.

Más información: