Cerceta Común

 

 

 

 

Anas crecca 35 cm.

Fuera de la época de cría compactos bandos de cercetas realizan rápidas maniobras aéreas, girando juntos más bien como limícolas. Sus reacciones ante el peligro también son rápidas: se catapultan casi verticalmente en el aire, embalándose con un vuelo en el que viran y pican frecuentemente.

Sus lugares favoritos de cría son brezales, marismas, helechales y riberas lacustres, y con frecuencia se desplazan bastante lejos del agua para recoger vegetación para el nido entre aliagas o helechos. En invierno, abandonan sus áreas de cría y marchan a estuarios y bancos costeros, aunque principalmente en marismas.

El precioso macho de esta ave tiene como llamada un silbido «crrit-crrit» y la hembra lanza un graznido corto y agudo. En el cortejo nupcial sumerge el pico en el agua, se levanta en la superficie y luego arquea el cuello para hundir el pico otra vez.

Aunque se dan muy pocas nidificaciones esporádicas en España, la Cerceta Común es principalmente un pato invernante en cantidades muy grandes.

 

Identificación: El macho tiene partes superiores grises y cabeza castaño rojizo con franja verde metálico alrededor del ojo, llegando ésta hasta la nuca y lista blanca por encima de las alas; ambos sexos tienen espejuelo verde y negro; en plumaje de eclipse (julio-octubre) el macho es poco más o menos como la hembra, con partes superiores más pardas.

Nidificación: La hembra forra un hoyo en el suelo, entre la espesa maleza, con hojas secas, helechos y plumón; puesta, abril-mayo, usualmente de 8 a 10 huevos, ocráceo pálido, frecuentemente teñidos de verde; incubación, alrededor de 21 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados principalmente por la hembra, dejan el nido al nacer, volando unos 23 días después.

Alimentación: Hierbas acuáticas y sus semillas; algunos insectos, gusanos y moluscos.

Hábitat: Aguas continentales.

Más información